Para que un Logo llegue a buen puerto es indispensable mantener una correcta y fluida relación con el diseñador. En esta relación deben quedar muy claras las funciones de cada uno y limitarse a ellas. Muchos desarrollos de diseño fallan o son ineficientes a causa de que esta relación está dada de forma infructífera. A continuación expondremos algunos de los errores más comunes para que puedan ser evitados y aprender de ellos.

Vaguedad del cliente: el diseñador es el encargado de transformar ideas a signos gráficos, nunca es obligación del diseñador crear estas ideas. El cliente debe ocuparse de pensar qué es lo que desea transmitir a través del Logo de su compañía antes de siquiera contratar al diseñador. Cuando el cliente tenga en claro qué es lo que quiere que el Logo diga, qué es lo que representará a su compañía, qué ideas pondrá en él, deberá redoblar el esfuerzo para lograr que esas cosas que en su cabeza son claras puedan ser comunicadas con similar claridad al diseñador. Muchas veces sucede que el cliente tiene muy claro lo que desea pero es incapaz de comunicarlo al diseñador. Esto, por supuesto, conlleva grandes inconvenientes y mucha pérdida de tiempo. Lo que se debe hacer es tener muy claras las ideas que se desean transformar en signos gráficos y poner todo el esmero en poder comunicarlas con claridad al diseñador. Finalmente, tenemos que decir, aunque ya sería algo superfluo a esta altura, que nunca jamás se debe acudir a un diseñador para pedirle que haga algo “mas o menos así”: los diseñadores no tienen la función de adivinar qué es lo que usted tiene en mente.


Soberbia del diseñador: sucede algunas veces que el diseñador no escucha las opiniones del cliente por considerar que éste no sabe nada de diseño. Esto, las más de las veces, es verdad, pero justamente para eso está el diseñador. Lo que debe hacer un buen diseñador es ayudar al cliente a transmitir lo que quiere y reproponer para buscar un mejor resultado. Esto debe hacerse siempre con humildad y respeto: las personas no están obligadas a conocer cuestiones de diseño. Un buen diseñador ayuda al cliente a encontrar lo que busca y que no sabe cómo hacerlo por su cuenta. Por otro lado, suele pasar que los clientes se encaprichan con algo y no hay manera de hacerlos cambiar de opinión. Claro está, esto es igualmente nocivo para la relación puesto que de nada sirve contratar un diseñador si no se lo piensa escuchar con atención.

Multitud de indicaciones: cuando el diseñador no es contratado por una sola persona sino por un grupo de socios hay que ser muy cuidadosos. Estas relaciones multitudinarias suelen ser problemáticas porque las indicaciones que recibe un día el diseñador son modificadas por otro socio al día siguiente y así sucesivamente. En estos casos, lo mejor es poner a uno de los socios como encargado de recibir todas las propuestas de los socios, organizar que todos se pongan de acuerdo en una de ellas y luego ser él el único encargado de llevárselas al diseñador y de traer de vueltas las repropuestas, las inquietudes o los bocetos. De esta manera se evitan todos los problemas clásicos que surgen cuando es un grupo de gente el que contrata a un diseñador.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.diseno-logos.com

http://www.logodesign3.com

http://www.soslogodesign.com

diseño de logotipos

how to design a logo


Diseño de Logos | Qué es un Logo ? | Para qúé sirve un Logotipo ? | Identidad Corporativa

Diferentes Tipos de Logo | Logotipos y Competencia | Logotipo Empresarial

Diseñadores Logotipos y Clientes

Links

Diseño Web por Log Technology